Sobre Mi

Sonia Arcos. ho oponopono Ho'oponopono hoponopono oponopono te amo, lo siento, perdóname, gracias

Mi nombre es Sonia Arcos y soy Coach Personal, Maestra de Reiki, Economista y Especialista en Liberación Emocional.

Realizo de forma periódica Talleres de Ho'oponopono en varias ciudades españolas.

Mi camino en el mundo de las terapias comienza en el año 2.004, después de tener una experiencia cercana a la muerte, que me llevó a hacerme las preguntas que todos nos hacemos alguna vez sobre quién soy, a qué he venido, porque he tenido esta experiencia y qué significa. Con las preguntas llegaron las herramientas para encontrar las respuestas. Primero el Reiki, después las Técnicas de Liberación Emocional y Ho'oponopono, y por último, el Coaching que me ha permitido cohesionar todo lo que aprendido.

En el año 2005 monté un Centro de terapias en Barcelona. Empecé a conocer y utilizar en mi misma técnicas de liberación emocional, como el Método Sedona, que me ayudó a liberarme de muchísimas autolimitaciones que me había impuesto. Después llegaron otras técnicas como EFT, rompiendo lazos, metamedicina, afirmaciones positivas o cambio de creencias limitantes.

En el 2010 residí en Madrid donde coordiné un Voluntariado de Reiki en hospitales, y viajé a México y Ecuador a impartir cursos de Reiki a través de una obra social.

En el año 2012 empecé a impartir también talleres de Ho'oponopono, técnica que ya había conocido en España y sobre la que pude profundizar en mis viajes a México y Ecuador, donde se me mostró, de la mano de un grupo de misioneras mexicanas que lo usaban en pueblos y ciudades con problemas graves. Vi su efectividad en grandes grupos de gente que se reunían para limpiar y borrar memorias para mejorar su situación social, económica y de trabajo.

Es por ello, que actualmente me he especializado en esta técnica y realizo Tallleres de Ho'oponopono de aportación voluntaria, para que nos reunamos el mayor número posible de personas y podamos borrar las memorias y creencias que nos limitan. Todo está en nosotros y la única manera de que veamos paz fuera de nosotros es sentirla dentro.